Lugares de Interes en La Habana

La Habana es una lugar fascinante que enamora desde que el avión aterriza en el aeropuerto. Es la ciudad más grande de Cuba, su capital y su núcleo económico-cultural. En la Habana se condensa y se amplifica la cultura, se mezclan las gentes. Es la ciudad más poblada del país y en ella hay un alto confinamiento. En donde se sitúan las principales universidades y los principales edificios de Gobiernos, el lugar desde el que muchos cubanos emigraron.

Un buen lugar para empaparse de Cuba, de su calor, de su gente, de su baile, su gastronomía y su música. Son muchas las opciones culturales, muchas las cosas que hacer y que ver en la Habana y muchos los lugares a donde salir a echarse unos bailes y unos tragos.Normalmente en contrario orden.

En este post sobre cosas que ver en La Habana he querido reunir algunos de los destinos imprescindibles, los lugares turísticos y algunos otros que normalmente no aparecen en las guías de viaje pero que también merecen la pena, además de algunas actividades que hacer en la Habana que te recomiendo.

15 COSAS QUE HACER Y QUE VER EN LA HABANA EN 3 DÍAS:


En La Habana hay cuatro zonas principales: Habana Vieja, Habana Centro, Vedado y Miramar. Para que te sea fácil organizarte, he hecho esta lista con 15 cosas que ver en La Habana ordenada según en qué parte de la ciudad se encuentra cada cosa. ¡Qué la disfrutes!

 

1. Pasea por el Malecón:

Una de las primeras cosas que hacer y que ver en La Habana nada más llegar es ir a visitar el malecón y pasear un rato. El Malecón mide 8 kilómetros de distancia que van desde Habana Vieja hasta el principio de Miramar.

Uno de los tramos más visitados y recorridos es el que abarca Habana Vieja, ya que desde ahí se puede disfrutar de unas buenas vistas del Castillo del Morro y de algunos de los músicos que suelen estar tocando en el lugar a cambio de la voluntad.

Otro plan estupendo que hacer en la Habana es simplemente irse con una cerveza al malecón y dejar que se te acerque la gente, que fluyan las conversaciones y que te vaya empapando el ritmo del tiempo cubano. También se te puede acercar un equipo de televisión japonés para hacerte unas preguntas sobre tu opinión en la Habana que se emitirán en la televisión japonesa, como nos pasó a nosotras.

 

HABANA VIEJA


2. Recorre andando Habana Vieja:

La Habana Vieja, es la zona antigua de la ciudad y también la más turística. Ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y ha sido poco a poco restaurada en los últimos añosEs una de las recomendaciones que aparece en todas las guías de cosas que hacer y que ver en La Habana.

En ella se encuentran algunos de los más grandes hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs, además de algunos de los edificios más antiguos y emblemáticos de la ciudad.

Pasear por Habana Vieja es una de esas cosas que hacer y que ver en la Habana de carácter obligatorio. Pasea por la calle Obispo, la calle Oficios, la calle O´Reilly o la calle Mercaderes, las principales arterías de Habana Vieja y disfruta de edificios restaurados de arquitectura colonial y barroca, mezclada con el neoclasicismo, el Art Deco y el Art Nuveau.

Siéntate a tomarte un rico y espeso café en alguno de los bares de la Plaza Vieja, la más animada de la zona, con música en vivo a las tardes en algunos de ellos. Admira el Convento de San Francisco de Asís y recorre la Plaza de Armas, una de las más amplias. 

Además del castillo del Morro, que se puede visitar o ver desde el Malecón te encontrarás también con el castillo de San Salvador de la Punta, cuando entras a Habana Vieja desde el Malecón. También está el castillo de San Carlos de la Cabaña y el Castillo de la Real Fuerza, también patrimonio de la Humanidad.

CENTRO HABANA


3. Empápate de los ambientes cotidianos y la vida local en las calles de Centro Habana:

Junto a Habana Vieja se despliega Centro Habana, una zona que comparte el mismo tipo de arquitectura que Habana Vieja pero con edificios de mayor altura y por la cual no han pasado las labores de restauración.

 

Sin duda es mi barrio favorito de La Habana, una zona llena de vida local, con mercados en las calles, restaurantes locales, pequeños barcitos y un ambiente cotidiano. Los precios son también mucho más asequibles que en Habana Vieja, donde se concentran la mayoría de establecimientos para turistas.

4. Visita el Capitolio de la Habana y sus alrededores:

Nada más llegar del aeropuerto, si vienes en bus, te encontrarás en el Parque de la Fraternidad, desde donde podrás disfrutar de las vistas de uno de los costados del Capitolio Nacional, uno de los iconos arquitectónicos de la Habana. Fue construido en 1929 y su apariencia imita el de los Estados Unidos. Está abierto al público aunque ahora mismo la parte frontal estaba en obras.

Caminando por la calle Paseo de Martí y pasando el Capitolio, te encontrarás a su costado el Gran Teatro de la Habana y el Hotel Inglaterra, uno de los más emblemáticos. Justo enfrente está el Parque Central, con la estatua de José Martí, uno de los pensadores cubanos más queridos y respetados en Cuba.

 

 

5. Visita el Museo Nacional de Bellas Artes:

Al otro lado del Parque Central, enfrentado al Hotel Inglaterra y el Gran Teatro de la Habana está el Museo Nacional de Bellas Artes, otra de las cosas que ver en la Habana, en el que podrás encontrar una muy buena representación de la pintura cubana y de muchas de sus figuras más famosas.

Cuenta también con el Museo Asturiano, que alberga obras de carácter universal, contando en total con más de 45.000 obras. Una de las colecciones más grandes de Latinoamérica. 

El precio son 5 CUC por persona (niños menores de 14 años no pagan) y está abierto de 10:00 a 18:00 de martes a sábado y los domingos de 10:00 a 14:00. ¡No olvides que los lunes, como la mayoría de los museos no abre! Puedes consultar las exposiciones transitorias en su web.

6. Empápate de la historia de Cuba en el Museo de la Revolución:

Si tienes interés por la interesante historia de Cuba una de las cosas obligatorias que hacer y que ver en La Habana es el Museo de la Revolución. La visita al museo está organizada en orden cronológico para que puedas entender la historia del país y el orden de los distintos acontecimientos, las causas y las consecuencias. Descubre la historia del Che, de la Revolución y de la situación actual de Cuba y así disfrutarás mucho más de tu visita a la isla.

La entrada cuesta 4 CUC y abre de 10:00 a 17:00. Eso sí, relaciónate con cubanos, pregúntales también a ellos, pregunta sobre historia y así tendrás una visión más real de Cuba y de su historia.

7. Di WTF cuando te tropieces con el Barrio Chino:

Sí, en la Habana también hay un barrio chino. Quizás no te lo debería de decir para que vayas de sorpresa y te pase como a mí que caminando de pronto te lo encuentras y no puedas si no decir “¡WTF!”

En realidad es muy chiquito, pero resulta todo un acontecimiento cuando te lo encuentras caminando por Centro Habana. En qué mundo de realidades surrealistas vivimos.

8. Come en uno de los muchos lugares de comida local:

Como ya comenté la gastronomía cubana quizás no es la mejor de su continente y la variedad de sus platos, es bastante escasa. Por eso, la oferta gastronómica que vas a encontrar no va a ser muy amplia.

Lo que te recomiendo, es que vayas a comer a uno de los pequeños lugarcitos de comida local que abundan en las calles de Centro Habana en donde desde 20CUP te puedes comer una hamburguesa y por 40CUPs un buen guisado con arroz, ensalada con col, plátano frito, frijoles y el guisado de tu elección, pollo, cerdo, ropa vieja, etc.

En estos lugares no sólo podrás comer mucho más barato que en los restaurantes de los turistas, en donde los precios están en CUCs, sino que podrás mezclarte mucho más con los cubanos y acceder un poco más a su cotidianidad.

 

EL VEDADO


9. Pasea y pasea por el Vedado:

El cambio de paisaje al ir abandonando Centro Habana e ir adentrándose en el Vedado es considerable, por eso recomiendo hacerlo andando. Me gusta visitar las ciudades sin saber mucho de ellas, sin leer demasiadas guías como ésta con cosas que hacer y que ver en la Habana para dejar que me sorprendan y así llegamos, sin planes y con poca información.

Por eso, el tercer día, cuando ya habíamos recorrido Habana Vieja y los alrededores de la casa de Teresa, Chusi dijo que había leído un libro que transcurría en Miramar y decidimos como plan del día ir hasta allá. En lugar de coger un taxi como nos recomendaron, decidimos ir caminando. Maps.me decía que era una hora y media y, como nos explicaron, debíamos atravesar Centro Habana, Vedado y Nuevo Vedado para llegar hasta Miramar.

No sabíamos mucho del Vedado, sabíamos que era una de las cosas que ver en la Habana, uno de los barrios que creció en la segunda expansión de la ciudad y en el que se pueden encontrar mayormente edificios construidos a principios y mediados del siglo XX. Por eso, al hacerlo caminando, pudimos sorprendernos con algunas mansiones de 1860, aún fastuosas, con su entramado racional y sus calles amplias y arboladas, tan distintas a las de Centro Habana. 

También nos sorprendieron los rascacielos inspirados en el arte Art Déco de los edificios de Nueva York y Miami, como el Edificio López Serrano. Pudimos disfrutar de una improvisada charla sobre la historia del Vedado de un hombre que se acercó a ofrecernos un alquiler en Centro Habana y que terminó explicándonos la historia de ese edificio y el por qué de los aires norteamericanos de la zona y la numeración americana de las calles con números pares e impares y calles y avenidas, donde yo me pierdo sin remedio una y otra vez.

 

En los últimos tiempos, además, el barrio del Vedado se ha convertido en el corazón de la Habana, ya que concentra los mejores hoteles y restaurantes y gran parte de la vida nocturna de la ciudad.

En el centro del Vedado, se encuentra una de las calles más frecuentadas: La Rampa. La puedes encontrar en el tramo de la calle 23 que va desde el Malecón hasta la Avenida de los Presidentes o la calle G. Es donde está la famosa heladería Copelia, a donde van la mayoría de los taxis colectivos que salen desde Centro Habana.

En La Rampa podrás encontrar los principales hoteles, restaurantes, tiendas, cines y discotecas y pubs nocturnos para salir de fiesta, como la Zorra y el Cuervo, uno de los locales de Jazzmás famosos de la ciudad o el Gato Tuerto.

10. Visita la plaza de la Revolución y el monumento a Jose Martí:

Es fácil reconocer cuando se entra a la Habana cuando se llega a la ciudad desde el aeropuerto. Nos recibe la plaza de la Revolución, con su alto Memorial a José Marti coronándola en el centro, otro de los principales lugares que ver en la Habana.

Es una de las plazas públicas más grandes del mundo y fue creada por Fulgencio Batista. Te sonará de haberla visto por la tele en el acto conmemorativo que se hizo tras la muerte de Fidel Castro o en otros actos políticos que han congregado a miles de personas en esta plaza.

En ella, enfrentados al Memorial de José Martí se puede encontrar el Ministerio de Interior con el gran monumento del Ché y el monumento a Camilo Cien Fuegos en el edificio de telecomunicaciones.

11. Admira la grandiosidad de la Universidad de la Habana:

Me la encontré por sorpresa y realmente me sorprendió. Chusi y yo habíamos salido de casa con la idea de llegar caminando hasta Miramar, ya que Chusi había leído una novela que transcurría en el lugar. Busqué con Maps.me y empezamos a caminar. Al terminar las calles de Centro Habana nos encontramos con una cuesta en subida y al llegar arriba nos econtramos con la Universidad de la Habana, quien nos asombró con su magnificencia. 

 

 

Por lo que cuenta la historia, la Universidad de la Habana fue fundada por monjes dominicos nada más y nada menos que en 1723, pero es en 1902 cuando se traslada a donde está hoy, en los comienzos del Vedado. Es la más antigua de Cuba y una de las más antiguas de América, siendo hoy Monumento Nacional. Sorprende también al entrar, en la plaza Ignacio Agramonte, el tanque que te encuentras al entrar y que Chusi y yo no pudimos evitar señalar.

 

12. Descubre la Fábrica de Arte Cubano al final del Vedado:

La Fabrica de Arte Cubano de la Habana fue una de las más gratas e inesperadas sorpresas que me dio Cuba a nivel cultural y en cuanto a cultura viva y propuestas contemporáneas. Es otra de las cosas que ver en la Habana que no te deberías perder.

La Fabrica de Arte Cubano está situada al final del Vedado, justo antes del túnel que separa el Vedado de Miramar. Es un edificio que fue la antigua sede de la compañía de Electricidad de la Habana, luego fue fábrica de aceites y más tarde almacén de la industria pesquera y que recuerda sin duda a una fábrica. Dile al taxi que te deje en línea, antes del túnel a Miramar.

A día de hoy la F.A.C. es un proyecto cultural autofinanciado inspirado en la Bauhaus que promueve la obra de jóvenes creadores. Funciona como una galería/museo que por las noches se transforma en club nocturno y se ha convertido en una de las cosas obligatorias que hacer y que ver en la Habana. En ella se pueden disfrutar de exposiciones artísticas, conciertos, coloquios y otras propuestas culturales, además de noches de baile, arte y fiesta.

Lo malo de que se haya convertido en uno de los obligatorios que ver en la Habana y de que haya alcanzado tanto popularidad es que ya el ambiente cubano brilla por su ausencia y en su mayoría encontrarás turistas queriendo conocer el lugar.

El precio de la entrada son 2 CUC y los mejores días para ir son de jueves a domingo. Los sábados es cuando más turistas hay así que si no quieres hacer cola (porque se llena), te recomiendo que vayas antes de las 10:00 pm. Puedes ver las exposiciones que hay y los próximos eventos en su página web. 

13. Pégate una fiesta en La Rampa, la zona gay:

Era sábado y era el cumpleaños de Vanessa, así que queríamos salir a celebrarlo. Llevábamos saliendo toda la semana así que ya habíamos estado en la Fabrica de Arte y en algunos otros locales.

Decidimos probar en Don Cangrejo, en Miramar. Al llegar comprobamos que comprobaban entrada y el ambiente que se intuía no nos gustó nada, así que nos fuimos caminando hasta El Espacio.

El ambiente no prometía mucho, pero cansadas de caminar decidimos tomar un trago. Conocimos a un par de chicos norteamericanos y cuando cerraron, nos fuimos a La Rampa, a empaparnos del ambiente local y del ambiente gay que quedaba a las 4 de la madrugada.

A esta zona se le conoce también como el Malecón Rosa y sí, es la misma calle que mencionaba antes, la calle 23, en la parte del Malecón, de madrugada, se convierte en la zona gay de la ciudad. Si vas de noche te encontrarás música, risas, alcohol y baile. Se puede comprar alcohol en la gasolinera que hay enfrente del Malecón o en un pequeño barcito que hay al frente.

No encontrarás muchos turistas, lo que más hay son gays y jineteros y en todo caso algún turista en busca de sexo. Los norteamericanos como no consiguieron ligar con nosotras, después de quejarse del ambiente, terminaron yéndose con una chica al hotel. Es la parte triste de este tipo de turismo en Cuba.

EXTRAS QUE HACER EN LA HABANA


14. Vete a las playas al Este de la Habana: Santa María y Tropicoco:

A unos 18 km al este de la Habana comienzan 20km de playas de aguas turquesas y arena blanca. La más cerca a la Habana es Tarará, luego está el Mégano, más al este la playa de Santa María y la que está frente al hotel Tropicoco. Si continuamos llegamos a Boca Ciega y finalmente hasta Guanabo.

 

 

✎ Cómo llegar a las playas del Este de la Habana:

Si quieres la opción fácil desde el Parque Central, enfrente del Hotel Inglaterra, salen unos autobuses para turistas cada media hora. El viaje de ida y vuelta cuesta 5 CUC y para la vuelta simplemente tienes que cogerlo donde te dejan y también pasan cada media hora, el último es a las 18:00h.

Otra opción es tomar un taxi colectivo pero te querrán cobrar hasta 20 CUCs, así que a no ser que vayáis lleno no sale a cuenta.

Por último, está la opción local. Viajar en los autobuses que viajan los cubanos. Es un poco más complicado y por ejemplo si vas a la playa de Tropicoco en lugar de dejarte en el Hotel te dejarán en la playa de arriba, por lo que tendrás que caminar un poco más. A veces van muy llenos y un poco más lentos, pero en vez de 5CUC cuestan 5 céntimos de CUC, 40 centavos de pesos cubanos. 

15. Súbete en un autobús local y toma un taxi colectivo:

No es que sea una de las cosas que hacer y que ver en la Habana, es que si vas a Cuba y no te atreves a probar un viaje en los típicos almendrones y máquinas cubanas es que no has estado en la Habana.

Las máquinas o almendrones son el transporte más frecuente y utilizado en la Habana y es muy frecuente ver a los cubanos en las esquinas con las manos levantadas parando a los que pasan y preguntando el destino o negociando el precio.

Actualmente había bastante escasez ya que el Gobierno Cubano acababa de regular y de bajar el precio de los trayectos al cual los taxistas se niegan por ser demasiado bajo. El resultado es que ahora hay que negociar con los taxistas el precio y muchos de ellos no están trabajando o no paran por desconfianza a ser denunciados si cobran precios más altos que los establecidos por el Estado. Como resultado hay menos oferta y se paga más.

Aún así es una de las cosas que hacer y que ver en la Habana, una experiencia que no te deberías de perder.

También deberías de viajar en uno de sus autobuses locales, muchas veces abarrotados para que comprendas este país. Un viaje en bicitaxi o cocobici es otra de las cosas que no te deberías de perder.

Acerca del autor: iberocuba